¿Debo educar a mis hijos con mucho amor o con mucho rigor?

Pregunta

Distinguido Pastor Víctor Súchite, nuestra consulta con mi pareja, es: ¿Cómo debe ser la educación de los padres hacia los hijos, con mucho amor o con mucho rigor?

Respuesta

Algunos padres se van al extremo de aplicar demasiado rigor a sus hijos y se vuelven dominantes y hasta agresivos. Otros se van al otro extremo y el demasiado amor, se convierte en sobreprotección, por lo que terminan siendo padres consentidores. De manera que, a los hijos ni mucho amor ni mucho rigor, el equilibrio es lo más conveniente. Yo le recomendaría: “Eduque con fineza y firmeza”. Fineza es delicadeza, buena atención, es una expresión de amor o simpatía. Firmeza es tener un carácter estable, firme, que no se mueve fácilmente. Es educar colocando límites, es aplicar disciplina sabia. Fineza es amar, firmeza es amonestar. Fineza es comprensión, firmeza es reprensión. Fineza es atender, firmeza es reprender. Fineza es alentar, firmeza es orientar. Ambos elementos son necesarios para la buena educación de los hijos. Proverbios 13:24 declara: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige". Cuando se deben corregir conductas inapropiadas, los padres deben aplicar la corrección física moderada. Quienes no lo hacen, quienes detienen el castigo, la disciplina o la corrección, no aman a sus hijos o no desean su bienestar integral, nos dice el proverbista. Aquí están los dos elementos: Amor y rigor, fineza y firmeza, aceptación y corrección.

Por ello, les doy un consejo práctico: Sean padres equilibrados en la educación de sus hijos, si quieren tener hijos equilibrados. Bríndenles confianza, amistad y amor a sus hijos, sin perder la autoridad sobre ellos. Si usted no les externa su amor, no les da aceptación, ellos tendrán problemas de personalidad. Por otro lado, si no los disciplina sabiamente, si no los corrige a tiempo, también tendrán problemas de personalidad. Que no falten entonces la fineza y la firmeza, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.