Padres no sean duros con sus hijos

Consejos del Apóstol Pablo para La Familia

¿Cómo lo trataron a usted sus padres? ¿Tuvo usted unos padres que lo consentían o fueron sus padres muy drásticos con usted? ¿Cómo trata a sus hijos? ¿Copió usted el modelo que recibió de sus padres o hizo algunas modificaciones? Ya hemos dicho que ser padres no es tarea fácil, sobretodo porque muchos tienden a irse a los extremos. Algunos padres cometen el error de ser demasiado severos con sus hijos, cayendo en el abuso, en vez de aplicar disciplina. Si en lugar de hablar, usted grita; si en lugar de educar, usted insulta; si en lugar de castigar moderadamente en casos extremos, usted hala el pelo, las orejas, da patadas, bofetones, etc. a sus hijos; no los está disciplinando, sino abusando de ellos. En ese sentido, el Apóstol Pablo aconseja en Colosenses 3:21 a los padres de familia, lo siguiente: “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”. La palabra exasperar significa enojar o provocar a ira. Es decir, que cuando los padres abusan de su autoridad, siendo crueles y humillándolos con palabras y con hechos; los hijos se molestan y con justa razón. Es que el autoritarismo o intentar que los hijos hagan todo a la manera o voluntad de los padres, no solo anula la personalidad de los hijos, sino que es un estilo de paternidad tan dañino para ellos, como lo es la permisividad.

Así que reciba mi consejo: No sea riguroso o inflexible, con los hijos se puede negociar y eso no le hace perder su autoridad. La negociación mejora la comunicación y la relación entre padres e hijos. Ciertamente, muchas veces debemos mantenernos firmes en nuestras decisiones que no son negociables; pero en otras oportunidades, se puede y se debe negociar. Cuando los hijos llegan a la adolescencia y los padres son inflexibles, lo más seguro es que la relación se romperá. Mantenga la buena relación con sus hijos, sea firme pero a la vez amoroso con ellos. No les falte el respeto, pero edúquelos correctamente.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.