El amor cristiano es servicial

El amor en el matrimonio cristiano

¿Se destaca usted por ser servicial en su hogar? Note que específico en su hogar, ya que muchas personas son muy serviciales en el trabajo ya que les conviene o en la iglesia con otras personas, pero no con la familia. El creyente en Cristo debe destacarse por ser una persona atenta, amable, servicial, cordial, bondadosa, simpática, cariñosa o educada. Eso nos dice el apóstol Pablo en 1 Corintios 13:3b “El amor… es benigno”. Algunas versiones usan la palabra bondadoso o servicial en lugar de benigno, ya que esa es la idea del verbo griego que se usa aquí. El amor cristiano es benigno o está dispuesto a apoyar, ayudar o auxiliar. La pregunta es ¿qué tan dispuesto o que tan dispuesta vive usted para servir o ayudar a su cónyuge cuando éste necesita una mano ayuda? ¿está usted al tanto de las necesidades de su pareja? ¿Trata de dar lo mejor de usted para quedar bien con su cónyuge? ¿Se preocupa por el estado de ánimo de su esposo o esposa? ¿todo esto lo hace de manera sincera y con un corazón lleno de misericordia? Si su respuesta es sí a todas estas preguntas, usted está manifestando un amor benigno o servicial. Lo contrario también es cierto. Si su respuesta es no, usted no está siendo un cónyuge generoso o bondadoso. Actitud que no es correcta y que se debe modificar para bien propio y de la relación conyugal.

De manera que, le doy un consejo práctico: Si su esposa está cansada o enferma, quítele de encima un poco de la carga doméstica, ayudándole a lavar los platos, barrer o trapear. Sea un esposo servicial. Si su esposo está sobrecargado de trabajo, pregúntele de qué manera puede ayudarle. Sea una esposa servicial. Recuerde que el cristiano debe ser servicial en su trabajo, en la iglesia, pero sobre todo, en su propia casa. Apoye a sus hijos con sus tareas escolares, apoye a sus padres con los quehaceres del hogar. Coloquen la ropa sucia en su lugar, recojan y ordenen, sean serviciales a los suyos, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.