Mentoreo conyugal

La iglesia, apoyo a las familias.

¿Conoce usted el significado de la palabra mentor? Un mentor o una mentora es la persona que le transmite su conocimiento y su experiencia a otra persona que está mentoreando o a quien le está ayudando a crecer. El mentoreo se ha hecho muy popular actualmente en el mundo profesional. Sin embargo, creo que también se debe aplicar en la iglesia, especialmente el mentoreo conyugal. Es decir, cuando una persona casada y con muchos años de experiencia le comparte a otra persona también casada y del mismo sexo pero que está iniciando su vida matrimonial, sus experiencias y su conocimiento, sus errores y sus aciertos en ésta área de la vida. Un ejemplo claro de esto, lo encontramos en Tito 2:3-5 en donde el apóstol Pablo pide: “Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada”. Pablo esperaba que estas mujeres que habían alcanzado madurez, la transmitieran a las mujeres jóvenes. ¿Qué debían enseñarles? Primero, que amaran a sus esposos, que los respetaran, que se constituyeran en sus compañeras, sus apoyos, que se identificaran con ellos en sus problemas y sus trabajos. Segundo, debían aprender a amar a sus hijos. Eso significa que se debían dedicar a ellos brindándoles amor y aceptación, así como una sabia disciplina. Luego, debían ayudarles también en asuntos prácticos como el comportamiento: A ser prudentes, sensatas, juiciosas, castas; así como buenas amas de casa o cuidadosas de sus hogares.

Si usted tiene experiencia y madurez en la vida familiar, identifique a alguien de su confianza a quien podría mentorear en el área familiar. Así como Pablo identificó a un Timoteo, usted puede invitar a alguien para ayudarle a crecer en su vida conyugal y familiar. Compártale su conocimiento bíblico y práctico y ayúdele a crecer, porque después de Dios, la familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.