Piropos para el conyugue

Un canto al amor conyugal

¿Acostumbra usted que es casado o casada, agradar a su cónyuge con piropos o elogios? Un piropo es todo lo contrario a una ofensa, a una grosería o a un desaire. El piropo es una muestra de cortesía, de simpatía, de gracia, de amor, de romanticismo. Cosa que se ha perdido en muchos matrimonios. Aunque parezca increíble, en la Biblia encontramos que una pareja de enamorados: Salomón y su esposa la Sulamita, usaban piropos para agradarse mutuamente. Por ejemplo en Cantar de los Cantares 1:9 leemos: “A yegua de los carros de Faraón te he comparado, amiga mía”. Obviamente si usted le dice yegua a su esposa se sentirá ofendida, pero en aquella época las yeguas de los carros de Faraón o los caballos egipcios tenían una belleza que fascinaba a todo mundo. Eran las yeguas más finas que existían. Así que ese era un piropo. En Cantares 2:3 ella por su parte le dice: “Como el manzano entre los árboles silvestres, así es mi amado entre los jóvenes”. De manera que lo compara con un manzano o un árbol que da un sabroso fruto, pues su compañía le resultaba muy dulce. Como estos hay muchos más halagos del uno al otro a lo largo del libro.

Le doy un consejo práctico: Dígale a su esposa de vez en cuando piropos como: “Quisiera ser un gato, para pasar mis siete vidas a tu lado”, “mujer de mis sueños, mujer de mis fantasías, cuento los minutos para llegar a casa y que tu boca se junte con la mía”, “un pintor pintó una rosa, un pintor pintó un clavel, pero artistas verdaderos son tus padres, que hicieron tan bella mujer” o pregúntele: ¿De qué juguetería te escapaste, muñeca? Usted también esposa, pregúntele a su esposo: “¿Estás seguro que no eres astronauta? porque me tienes entre la luna y las estrellas”, “eres como el oso, mientras más viejo, más hermoso”, “tu mamá ha de ser pastelera, porque hizo de ti un bomboncito....”, “ahí te vas por la sombra, porque los bombones se derriten con el sol”. En fin estos son piropos populares, usted puede inventar los propios para su cónyuge.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.