Las tentaciones sexuales

La vida sexual a la luz de la Biblia

¿Se ha enfrentado usted a una o varias tentaciones sexuales? ¿Ha cedido a ellas o las ha vencido? La palabra tentación significa “inducir a pecar o someter a prueba”. En ese sentido cuando hablamos específicamente de tentaciones de carácter sexual, estamos siendo inducidos a pecar en ésta área de la vida y estamos siendo sometidos a una dura prueba. Esto, independientemente si somos solteros o casados, si estamos jóvenes o viejos. La tentación sexual visita a cualquiera, no mira edades, ni género. La sufren tanto hombres como mujeres. Dos interesantes ejemplos bíblicos los encontramos primero en la vida de José, el hijo de Jacob. A los 17 años, siendo un joven soltero de hermoso semblante y bella presencia, según narra Génesis 39:6, administraba la casa de Potifar. Pero, un día que su jefe andaba de viaje y no había nadie en casa, Génesis 39:7 relata: “Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo duerme conmigo”. Aquella podría haber sido la oportunidad que cualquier muchacho sin temor de Dios, anhelaría. Sin embargo, Génesis 39:9 nos da la respuesta de José ante este acoso sexual: “¿cómo, pues haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” José supo resistir la tentación sexual, aun cuando le costó el trabajo y terminó injustamente a la cárcel. El otro ejemplo es el de David, quien rondaba los 50 años de edad cuando siendo rey de Israel, se encontraba un día caminando en la terraza del palacio. 2 Samuel 11:2 agrega: “y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa”. En ese momento, David un hombre casado, experimenta la tentación sexual ante la belleza de una mujer sin ropa. Investiga quién es, pide que la lleven al palacio “y durmió con ella”, indica 2 Samuel 11:4. Las consecuencias de aquel pecado sexual fueron terribles. De modo que José siendo soltero sufre la tentación sexual a los 17 años y la vence. David el cincuentón siendo casado, sufre la tentación sexual y cae en ella.

Le doy un consejo práctico: No confíe en sí mismo(a), ore preventivamente pidiéndole a Dios que le libre de cualquier tentación sexual si se le presenta en algún momento de su vida, ya sea usted soltero(a) o casado(a).

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.