La virginidad

La vida sexual a la luz de la Biblia

¿Cuál considera usted que es el porcentaje de personas que llegan vírgenes al matrimonio? Según una variedad de estudios y encuestas el porcentaje es de apenas el 10%. Es decir, una de cada diez personas que se casan, no han tenido relaciones sexuales antes del día de la boda. Ahora bien, eso es un tanto cuestionable ya que hay diversidad de opiniones sobre lo que significa ser virgen. En términos generales, una persona virgen es alguien que nunca ha tenido relaciones sexuales. El punto crítico está en lo que se considera tener relaciones sexuales. Para la mayoría, una relación sexual implica penetración. Sin embargo, otros consideramos que una relación sexual envuelve el juego previo o las caricias íntimas, ya que la relación sexual no solo es física o genital, sino que también es una manifestación de amor, intimidad y compañerismo. Incluso, incluye las caricias de los órganos reproductores sobre la ropa o lo que se ha denominado “sexo con ropa”, practicado en muchos noviazgos. En ese sentido, el porcentaje de personas que llegan vírgenes al matrimonio, disminuye aún más. Lo cierto, es que aunque la virginidad no goza de mucha popularidad en nuestro mundo moderno, pues una persona virgen (sea hombre o mujer) es objeto del ridículo; Dios anhela que el hombre y la mujer lleguen vírgenes al altar. Un buen ejemplo de ello es María, la madre terrenal de Jesús, de quién se profetizó: “He aquí la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14). María concibió milagrosamente por obra del Espíritu Santo para que Jesús naciera libre de pecado. José su marido, no tuvo relaciones sexuales con ella, sino hasta después que nació Jesús. Entonces dejó de ser virgen. Mateo 1:25 lo relata de esta manera: “Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS”.

Si usted es joven o señorita y aún es virgen, le doy un consejo práctico: Consérvese así hasta el matrimonio. Evite una posible enfermedad de transmisión sexual, evite deshonrarse a sí mismo(a) y deshonrar a Dios., evite culpas y decepciones. Si ya perdió la virginidad, pídale perdón a Dios y determine vivir en abstinencia sexual hasta el día de su boda.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.