¿Casarse o quemarse?

La vida sexual a la luz de la Biblia

Si usted es soltero o soltera: ¿Es de las personas que constantemente luchan con la tentación sexual o puede contenerse ante los deseos sexuales? En 1 Corintios 7:8- 9, el Apóstol Pablo nos da su opinión al respecto: "Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; pero ni no tienen don de continencia, cásense, pues es mejor casarse que estarse quemando”. Posiblemente el apóstol Pablo era viudo, ya que en un tiempo fue miembro del Sanedrín y para pertenecer a dicho concilio, debía ser casado. Eso significa, que posteriormente enviudó y decidió quedarse soltero. Aunque en 1 Corintios 9:4,5 dice que tenía derecho de conseguir una esposa como Pedro y los otros apóstoles. Sin embargo, decidió quedarse soltero para servir de lleno a Dios y porque tenía el don de continencia o celibato. Eso significa que podía controlar tranquilamente sus impulsos sexuales. No obstante, para no vivir pecando o fornicando, es mejor casarse para evitar las tentaciones sexuales. Ese fue el consejo del apóstol. Sin embargo, también recomendó a los solteros y sin deseos o con el don de continencia, que permanezcan en ese estado, para servir a Dios. Las palabras de Pablo no eran mandamientos, sino sugerencias, ya que cada persona se conoce a sí misma y sabe qué es lo que más le conviene. Si es hiposexual o tiene un bajo o nulo deseo sexual, puede permanecer soltero o soltera. Si por el contrario es hipersexual y tiene un alto deseo sexual, le conviene casarse. Es interesante descubrir que actualmente un 20% de las personas mayores de 40 años permanecen sin casarse. El porcentaje es un tanto mayor de las mujeres que de los hombres.

Le doy un consejo práctico: Aunque en nuestra América Latina, la soltería no es vista como normal, porque somos una sociedad enfocada a la familia y la mayoría de personas aspira a tener una familia, la soltería es una opción para aquellos que tienen el don de continencia o la capacidad para controlar sus impulsos sexuales. Tome en cuenta por supuesto, que como todo en la vida, la soltería tiene sus ventajas y sus desventajas. Si usted no tiene continencia sexual, cásese pero en el momento apropiado y con la persona adecuada.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.