La pérdida del empleo

Superando las crisis familiares

¿En alguna oportunidad ha perdido su empleo? ¿Le han despedido súbitamente de su trabajo? ¿Cómo se sintió? ¿Cómo se siente en este momento si ese es su caso? La pérdida inesperada del empleo, es una etapa difícil para la mayoría de personas, ya que implica un cambio o una interrupción en el estilo de vida. Obviamente, también conlleva la preocupación por la falta de ingresos y una crisis económica que puede ser temporal, mientras se consigue uno nuevo. Para los miembros de la familia, también es una etapa de inseguridad e incertidumbre. Sin embargo, perder un trabajo puede también verse como una oportunidad y una experiencia positiva, no necesariamente como una desgracia que nos haga caer por una espiral descendente. Muchas veces un acontecimiento aparentemente perjudicial, se puede constituir en una bendición para nuestras vidas y nuestra familia. Todo depende de nuestra actitud. El apóstol Pablo escribió en Filipenses 4:11-13 lo siguiente: “… he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. En la vida de todo ser humano hay momentos de abundancia y momentos de escasez, períodos de salud y de enfermedad, etapas de bonanza y también de tormentas. No obstante, la verdadera felicidad se consigue internamente, no externamente. Por esa razón, Pablo podía vivir contento en cualquier circunstancia, confiando en Jesucristo.

Si usted está atravesando una etapa de desempleo, tenga ánimo, confíe en Dios y toque todas las puertas habidas y por haber, hasta conseguir el trabajo que le satisface. Mientras tanto haga los ajustes económicos necesarios. Aproveche este tiempo para aprender alguna nueva habilidad. Investigue otros mercados e identifique nuevas oportunidades. Cuide su salud física y su salud emocional. Cuide también su relación familiar.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.