La infidelidad conyugal

Superando las crisis familiares

La infidelidad es una de las experiencias más dolorosas y amargas que se puede experimentar dentro de la relación matrimonial. ¿Está usted de acuerdo con esta afirmación? Los expertos si lo están, ya que la infidelidad conyugal es la principal causa de divorcios en nuestro mundo e incluso en algunas sociedades, justifican el asesinato por dicha razón. Obviamente, no estamos de acuerdo con dicha práctica. Pero sí estamos de acuerdo en que cuando surge una infidelidad todos pierden: La persona ofensora, la persona ofendida, la persona con la que se fue infiel, los hijos de la pareja, etc. Es decir, con la infidelidad surge una crisis personal que se convierte en crisis familiar. En fin, las reacciones al enterarse que el cónyuge se ha enredado sentimental y físicamente con una tercera persona, son muy variadas. Estudios recientes indican que aproximadamente el 60% de las personas casadas son infieles sexualmente a nivel físico, ya que a nivel mental o emocional el porcentaje se dispara a más del 95%. Tanto el adulterio a nivel físico es condenado por la Biblia, cuando Dios estableció en Éxodo 20:14: “No cometerás adulterio”; como a nivel mental, cuando Cristo agregó en Mateo 5:28: “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. En el adulterio emocional no hay contacto físico, pero si hay una conexión emocional y una mala intención. El adulterio físico en cambio, rompe la alianza de ser una sola carne con el cónyuge y es un atentado contra la institución del matrimonio.

Le doy un consejo práctico: Muchas parejas superan una infidelidad cuando ambos dan lo mejor de su parte. El cónyuge ofensor se arrepiente, se aleja de la relación ilícita, determina abandonar su comportamiento infiel y trabaja para recuperar la confianza de su pareja. El cónyuge ofendido, perdona, busca la sanidad de sus heridas emocionales, tiene coraje interior y confianza en Dios para no dejarse arrastrar por sentimientos de venganza, rabia o resentimiento. Además, cuida su salud física y emocional, involucrándose en actividades recreativas y haciendo ejercicio. Lo mejor es que se conserve fiel a Dios y fiel a su cónyuge.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.