A pan duro, diente agudo

Refranes aplicados a la vida familiar

¿Conoce usted o ha conocido a alguien que tiene cáncer? En lo personal, cada vez sé de más personas amigas o familiares que padecen de la temible enfermedad del cáncer. Les he acompañado, les he visitado en los hospitales y en sus casas, he orado por ellas y he sido testigo de cómo se han sometido a las radiaciones y quimioterapias. Varios de ellos, han superado el cáncer luego de un tiempo de lucha, de esfuerzo y de aflicción. Es que, la vida no siempre es fácil. Hay etapas complicadas. Hay momentos de pruebas. Hay situaciones difíciles de sobrellevar. ¿Cuál debe ser nuestra actitud frente a la adversidad? “A pan duro, diente agudo”, reza el dicho. Si el pan no está fresco, hay que meterle el diente más profundamente. “A mal tiempo, buena cara”, dice otro refrán. De manera que para superar las dificultades es necesario esforzarse, pero también tener una actitud positiva y mostrar fe en Dios. Eso fue justamente lo que Jesús recomendó, cuando nos advirtió: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Así es, las rosas también tienen espinas. Los cristianos también sufren aflicción, Jesús nos lo advirtió. No estamos vacunados contra el sufrimiento. Sin embargo, depositamos nuestra confianza en aquel que venció al mundo, venció al pecado, venció a Satanás y venció a la muerte. Esa es la diferencia entre aquellos que tenemos fe en Dios y los que no tienen esperanza.

Le doy un consejo práctico: Ante los problemas de la vida, nunca se dé por vencido o por vencida. Esfuércese y sea valiente. Tenga ánimo, tenga fe, tenga confianza en sí mismo y confianza en Dios. Luche por salir adelante, cualquiera sea el obstáculo que tenga que superar. Usted y Dios, son mayoría. Si su familia está enfrentando una crisis económica o una crisis relacional, den lo mejor de su parte, busquen ayuda, busquen soluciones y tomen las mejores decisiones. Sobre todo acudan al Todopoderoso.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.