El hábito de elogiar o afirmar

Buenos hábitos, constructores del hogar

¿Cuáles son sus hábitos en su rol de padre o madre de familia? Una realidad innegable es que todos tenemos ciertos hábitos de vida, de trabajo, de relación, que generalmente llevamos a cabo instintivamente. Automáticamente nos levantamos cada mañana a la misma hora, mecánicamente nos damos una ducha, instintivamente nos subimos al carro y manejamos por el mismo camino. Alguien estornuda y decimos “salud” involuntariamente. Hacemos muchas cosas diariamente sin pensar lo que hacemos, ni por qué lo hacemos, ni para quien lo hacemos, simplemente actuamos por puro impulso. Sin embargo, no podemos hacer las cosas simplemente por hacerlas. Eso es vivir vidas sin sentido y Dios quiere que nuestras vidas tengan un propósito definido. Como padres de familia tenemos hábitos en el trato para con nuestros hijos. Algunos padres son abusivos continuamente, otros son indiferentes, pero “todos” debiéramos hacer a un lado dichas actitudes y fomentar el hábito de elogiar, levantar la autoestima o afirmar a nuestros hijos. El concepto que un hijo o una hija tiene de sí mismo, está determinado por la opinión que los padres tengan de él o de ella. Si los padres le dicen que es un tonto o que es una inútil, ese será su propio concepto. Si los padres le dicen constantemente que es un campeón, que es una triunfadora, que vale mucho, que es importante, que es inteligente, que tiene talentos y que es especial para ellos; este hijo o hija no tendrá problemas para ejecutar todo su potencial ni para tener relaciones interpersonales saludables.

Mi consejo para usted: Elogie a sus hijos, todos los hijos tienen la necesidad de recibir afirmación. Cuando Jacob engañó a su padre Isaac y consiguió de él la bendición patriarcal, Génesis 27:34 narra que Esaú se sintió frustrado y exclamó a Isaac: “Bendíceme también a mí, padre mío”, justamente porque necesitaba sentirse aprobado. Si no puede recordar la última vez que elogió a sus hijos y que les manifestó lo valiosos que son para usted, debe comenzar ahora mismo a cultivar el hábito de afirmar, de hacer que sus hijos se sientan amados y aceptados.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.