Adicción al trabajo

Las adicciones, destructores del hogar

¿Conoce usted personas que viven para trabajar en lugar de trabajar para vivir? Cuando alteramos el orden de las cosas, nuestra vida cae en un desorden o caos. Ese es el caso de quienes trabajan en exceso y se convierten en trabajólicos o adictos al trabajo. Justamente, son las personas que no trabajan para vivir, sino que viven para trabajar. Son las personas que centralizan sus vidas alrededor del trabajo. Invierten más tiempo de lo debido al trabajo, al punto que descuidan otros quehaceres y compromisos. Por esa razón, la Organización Internacional del Trabajo desde sus comienzos, estableció ocho horas diarias como el tiempo promedio para trabajar de lunes a viernes y en algunos casos, cuatro horas el sábado. Durante ese tiempo se debe garantizar que haya periodos de descanso y recuperación, incluyendo el descanso semanal y las vacaciones anuales pagadas, con el propósito de proteger la salud y la seguridad de los trabajadores. Sin embargo, los trabajólicos llegan a obsesionarse tanto con el trabajo, a tal grado que desatienden sus relaciones familiares y abandonan las relaciones sociales o las restringen únicamente a personas que forman parte de su vida laboral. Eclesiastés 3:2 nos dice que hay “tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado”. Cuando se nos señala aquí que hay tiempo para plantar, se está refiriendo a un tipo de trabajo del campo y es precisamente plantar semillas o la siembra que realizan los agricultores. Ahora bien, no podemos plantar en cualquier estación del año. Hay que aprender a plantar en el momento oportuno. Hay un tiempo específico o una estación para plantar. Tampoco podemos arrancar lo plantado o cosechar en cualquier momento, si es que vamos disfrutar de algún fruto. Tenemos que aprender a respetar los tiempos para cada cosa.

Haga suyo entonces, el siguiente consejo práctico: El trabajo no debe ser prioridad en su vida. No descuide su relación con Dios, el divertirse sanamente con los amigos, ir al cine, hacer deporte, salir de vacaciones. No descuide el tiempo con la familia, compartir con su cónyuge, jugar con sus hijos, Recuerde que todo tiene su tiempo y que después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.