Adicción al estado físico perfecto

Las adicciones, destructores del hogar

¿Conoce usted personas que están obsesionadas por tener una figura perfecta? Seguramente, porque hoy en día existen muchas individuos acomplejados que sufren de un trastorno de auto percepción equivocada. Se miran una y otra vez al espejo y se decepcionan por la forma de su nariz, de sus caderas, de sus piernas, etc., llegando a la conclusión que sus cuerpos tienen deformidades, al punto que muchos terminan suicidándose. Otros practican deportes o cierta clase de ejercicios físicos de manera extrema, aunque las condiciones climáticas no sean favorables o aún con lesiones musculares. Así como la anorexia es la obsesión por no engordar, la vigorexia es la obsesión por estar musculoso o por tener el cuerpo perfecto. Para lograr la figura ideal, realizan prácticas deportivas como el fisiculturismo en las cuales se invierten varias horas diarias o la cirugía estética, en la cual invierten hasta el dinero que no tienen. De ese modo, le rinden un culto al cuerpo cayendo en un fanatismo metódicamente religioso. Ciertamente debemos ser buenos mayordomos de nuestros cuerpos, pero no llegar a ese punto. Jesús mismo se refirió a su cuerpo como un templo cuando dijo: “Destruid este templo y en tres días lo levantaré”. El apóstol Juan interpreta luego esta frase aclarando que Jesús “hablaba del templo de su cuerpo” según indica Juan 2:19-21. Por lo tanto, el cuerpo como lugar de residencia o casa del Espíritu Santo, se convierte en un sitio especial. Por esa razón el creyente debe cuidar su cuerpo, pues éste es el lugar en donde vive el Santo Espíritu.

No caiga en ninguno de los dos extremos: No idolatre su cuerpo, pretendiendo la imagen perfecta. Tampoco haga de menos a su cuerpo. No sea indiferente ni descuidado o descuidada con su figura. Vea su cuerpo como templo de Dios, cuide su salud y su imagen personal, sin caer en la obsesión o en una adicción por el estado físico perfecto. Aliméntese sanamente acostumbrándose a comer todos los días en los mismos horarios, haga ejercicio moderado pues es ideal para conservar una buena salud, déle a su cuerpo el reposo necesario durmiendo un promedio de 7 horas diarias. Conserve la salud física y la salud familiar.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.