Adicción al amor enfermizo

Las adicciones, destructores del hogar

¿Conoce usted el significado de la palabra codependencia? Quizá no, por tratarse de una palabra técnica, que se puede usar para alguien que se aferra a una relación amorosa con una persona que padece de una adicción y entrega su vida para apoyarle, pero no permitiendo su recuperación; pues en ese caso dejaría de sentirse útil o amado. Es decir, alguien que se casa o convive con un alcohólico, con un drogadicto, con un jugador compulsivo, con una persona violenta, etc. y a pesar de eso, no sale de esa relación enfermiza. Por el contrario, directa o indirectamente termina apoyando el avance de dicha adicción, ya que busca hacer creer al afectado o a la afectada, la necesidad de su apoyo y por lo tanto, asegurarse que nunca le va a abandonar. En una palabra, el codependiente tiene muy baja autoestima, no se valora a sí mismo y cae en un círculo vicioso dentro de una relación tóxica o perjudicial, que no le conviene ni al adicto a alguna sustancia o a un patrón de conducta, ni al adicto a dicha relación o amor enfermizo. Eso no significa que no existe una recuperación a la codependencia, pero es muy difícil que busquen ayuda, ya que aparentemente al codependiente le conviene mantenerse dentro de ese estilo de vida. Se trata de personas obsesionadas y no tanto enamoradas, cuyo mayor temor es ser abandonadas por su pareja, por lo que se aferran a ésta, cueste lo que cueste. En 1 Corintios 13:4- 7 el apóstol Pablo nos ofrece una larga lista de características del amor. Entre ellas, menciona que el amor es benigno o hace el bien al prójimo. Por otro lado, el amor no busca lo suyo o no es egoísta. Además, el amor no se goza de la injusticia o le entristece las injusticias, la violencia, la maldad. Esto es todo lo contrario del amor enfermizo o la codependencia.

Si usted comparte su vida con un adicto o adicta al sexo, a la violencia, al alcoholismo, etc.; ayúdele a salir de dicha situación. Esa es la mejor manera de salir usted de la adicción a la codependencia. Es decir, busquen juntos ayuda espiritual y ayuda profesional, para disfrutar de una relación sana.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.