El matrimonio no es como el demonio

Matrimonio

¿Ha escuchado usted alguna vez la frase “el matrimonio es como el demonio”? ¿Está usted de acuerdo con dicha expresión? Personalmente no estoy de acuerdo con este dicho que se mencionaba una y otra vez en un programa de la televisión venezolana. Creo que el matrimonio no es una maldición, por el contrario es una bendición de Dios. Por ejemplo, se ha comprobado que los hombres casados tienen mayor estabilidad psicológica y padecen menos depresión que los divorciados. Además en términos generales, una mujer casada disfruta de mejor salud que la que no lo es.

Por supuesto, no hay matrimonio libre de problemas. Esas dos personas unidas en el vínculo conyugal con diferentes trasfondos familiares y sociales, distinto carácter, hábitos desiguales, temperamentos no semejantes, ideas y proyectos diversos, no salen de la iglesia el día de la boda con total unidad. Ese día comienza el proceso de alcanzar dicha unidad. Naturalmente, ninguno de los dos perderá su propia identidad como individuos, pero llegarán a los mismos acuerdos y a acoplarse y armonizar tanto que siempre caminarán por la misma vereda. Esto se puede lograr cuando se hace a un lado el egoísmo y el egocentrismo. Es la única manera de poder formar un buen trío con Dios y así cantar un feliz dúo en la vida matrimonial, para no llorar en la soledad.

Le doy un consejo práctico: Génesis 2:25 indica que el primer matrimonio de Adán y Eva “estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban”. Esto debido a que todavía no habían caído en pecado, pero la palabra que quiero destacar es “ambos”. Ya que para que su matrimonio no sea como el demonio, ambos deben cultivar el mutuo amor, ambos deben ser fieles el uno al otro, ambos deben esforzarse por trabajar y sacar adelante su hogar. Ambos, porque el matrimonio es un asunto de dos. Los dos tienen mérito si son felices, los dos tienen una dosis de culpa si son infelices.

Acuérdese: Después de su relación con Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.