El error de controlar mucho a la pareja

Errores que debemos evitar en el matrimonio

En su relación de pareja, cómo se considera usted: ¿Es demasiado controlador o controladora con su cónyuge o le tiene la suficiente confianza como para vivir despreocupado o despreocupada? Por otro lado ¿Le gusta o le gustaría que le controlen constantemente? A nadie le agrada que le controlen, entonces no caiga usted en el extremo de supervisar una y otra vez dónde o con quién anda su pareja. El matrimonio es una relación que debe estar basada en el amor, el respeto y la confianza. Cuando no hay confianza, hay celos, hay control excesivo. En ese sentido, Cantares 8:6 afirma: “Duros como el Seol los celos; sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama”. La comparación que la Biblia hace de los celos es buena, ya que éstos se convierten en brasas calientes que no podemos tolerar en el matrimonio, en un momento dado. Por supuesto, no se debe caer en el libertinaje, pero tampoco en la vigilancia constante. Una persona controladora se convierte en perseguidora: Registra la billetera o la cartera del cónyuge, el teléfono, la agenda, la computadora o la ropa, para encontrar algún indicio de infidelidad. Ojo con eso, ya que con estas actitudes en lugar de preservar a su pareja, le está alejando de su lado. Es que a nadie le gusta que le atormenten o le ahoguen con interrogatorios al estilo policíaco.

Si quiere que su relación perdure, le doy un consejo práctico: Está bien llamar una o dos veces al día a su cónyuge si es necesario, pero nuestra pareja no se podrá concentrar en su trabajo ya sea fuera o dentro de la casa, si le estamos llamando a cada rato. Recuerde que una cosa es cuidar de su cónyuge y otra totalmente diferente es ser dominante o controlador. Si usted es una persona posesiva, tome en cuenta que este comportamiento deja consecuencias graves en una relación. Además, debe revisar si no tiene un vacío afectivo. Es decir, si no recibió suficiente amor en casa y ahora lo reclama en su pareja. En ese caso busque ayuda profesional para levantar su autoestima.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.