El error de no tomar en cuenta a Dios en el matrimonio

Errores que debemos evitar en el matrimonio

Si está usted casada o casado, ¿Es Dios el centro de su vida y de su matrimonio? Sin lugar a dudas, el matrimonio debe ser un triángulo en donde Dios no solo está en el extremo superior de la relación matrimonial, sino llenándolo todo. Desde el mismo inicio de la humanidad, vemos esa hermosa gráfica: “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”, relata Génesis 2:18. Allí vemos al Dios que es el Creador de todo lo que existe y del ser humano, creando a la primera pareja y con ellos, creando también al matrimonio. Dios, Adán y Eva era el triángulo perfecto. Dios, el esposo y la esposa, es la perfecta combinación. Sin embargo, muchas parejas comenten el error de dejarlo fuera de su vida conyugal. Por supuesto, Dios es caballeroso y si no se le invita, no entrará por la fuerza. Lo triste es que, cuando Dios no es la base del matrimonio y de la familia, cuando Su presencia no está palpable en las vidas de la pareja, cuando no buscan Su dirección, cuando no se someten a Su voluntad, cuando no le dan el timón del matrimonio, éste se encamina a la destrucción. De allí, la falta de amor, de comprensión, de respeto, de armonía, de fidelidad, de confianza, de apoyo. Un matrimonio que no está cimentado en Dios, es como una casa o como un edificio con una mala base o un pobre cimiento. En cuanto venga un temblor o fuertes vientos caerá.

Por eso, reciba este consejo práctico: Haga de Dios el centro de su vida, de su matrimonio y de su familia. No lo dejen a un lado. Búsquenlo en oración, búsquenlo en Su Palabra Sagrada, búsquenlo en la comunión con los hermanos en la fe. Permita que Dios inunde su vida, su matrimonio y su familia de amor, de paz, de gozo, de armonía. Fortalezca su relación con Dios, para que su relación matrimonial se vea también fortalecida. Como pareja, no se olviden de su Creador, porque Él quiere estar muy cerca de ustedes. Dios debe ser la prioridad número uno en su vida, luego su familia es su mayor prioridad en cuanto a las relaciones humanas se refiere.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.