El error de abandonar a los hijos

Errores que debemos evitar los padres

¿Conoce usted a un padre o una madre que abandonó a sus hijos? ¿Tuvo usted esa triste experiencia de ser abandonado por uno de sus padres? Definitivamente, el abandono de los hijos, es el más grave error que un padre o una madre puede cometer. Aunque es más común, que un hijo, una hija o varios hijos sean abandonados por el padre biológico o mejor dicho, por el progenitor (ya que padre es el que cría no el que engendra); hay también muchos hijos que crecen sin la presencia de su madre, porque ésta los entregó en manos de sus abuelos, otros familiares o en adopción. Crecer sin uno o ambos de sus padres naturales, marca la vida del hijo o hija abandonados. Está científicamente comprobado que los hijos que crecen sin uno o ambos de sus padres, ya sea por la muerte de uno de sus padres, la separación o el divorcio entre ellos u otro motivo; tendrán más problemas emocionales y de personalidad que los niños que crecen con la presencia de su papá y de su mamá. Salmos 27:10 dice: “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá”. Desde épocas antiguas, muchos hijos han tenido la triste experiencia de ser abandonados ya sea por uno o ambos padres. El daño causado por este tipo de abandono, persiste aún en la vida adulta del hijo o la hija abandonada. Sin embargo, el salmista reconoce que solo la obra de Dios puede llenar ese vacío y sanar esas heridas emocionales.

Si usted está considerando dejar a sus hijos, le doy el siguiente consejo práctico: Vea el divorcio como última opción. El padre que se divorcia de su esposa, automáticamente se divorcia de los hijos, ya que no les va a ver con la misma continuidad. Sus hijos necesitan la presencia de ambos padres para desarrollarse de forma sana e integral. Ninguna madre puede hacer la función de mamá y papá simultáneamente por mejores intenciones que tenga. Hay funciones como la socialización, estímulo en el desarrollo de las habilidades físicas, transmisión de conocimientos y recursos, etc.; que solo el padre las puede cumplir naturalmente. Del mismo modo, solo la madre puede realizar funciones como la nutrición, adiestramiento doméstico, estimulación emocional y otras.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.