El error de discutir delante de los hijos

Errores que debemos evitar los padres

¿Discute usted frecuentemente con su cónyuge frente a sus hijos? Es normal que usted no esté de acuerdo en todo con su pareja, porque cada uno tiene un temperamento desigual, fueron criados en familias y ambientes distintos y son diferentes física y psicológicamente, por diseño de Dios. Lo que no es normal, aconsejable o conveniente, es que sus hijos les vean discutir y vivir en conflicto continuamente. Ocasionalmente, es incluso saludable que nuestros hijos vean que tenemos diferencias cuando las sabemos manejar, pero las investigaciones demuestran que los hijos que viven en un ambiente de conflictos paternales frecuentes y mal manejados, sufren tantas consecuencias emocionales como los hijos que provienen de padres divorciados o separados. “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”, es el consejo que nos da el apóstol Pablo en Colosenses 3:21. Una manera de exasperar, desesperar, impacientar o preocupar a los hijos, es cuando los padres discuten delante de ellos. Eso provoca que se desalienten. Además, provoca inseguridad y culpabilidad. Cada vez que los hijos ven a sus padres discutir, piensan que están a punto de divorciarse y muchas veces creen que ellos son los culpables.

Las disputas y problemas de la pareja deben permanecer dentro del marco de la relación conyugal, sin que los hijos sean testigos. Por eso, mi consejo práctico es: Evite discutir con su cónyuge frente a sus hijos. No comete ese grave error. Evite que ellos sean testigos de gritos, portazos y reacciones donde se salen de control. No provoque problemas de personalidad o comportamiento en la vida de sus hijos. Solucione sabiamente, con respeto y en privado sus diferencias con su cónyuge. Si sus hijos detectan que tiene problemas con su cónyuge, explíqueles que no ha dejado de amar a su pareja, simplemente que tienen una diferencia que pronto resolverán. Revise también su conducta. La voluntad de Dios es que usted viva en armonía con sus seres queridos, no en amargura.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.