Padres, gánense el aprecio de sus hijos

Proverbios antiguos para familias modernas

¿Cree usted que el aprecio y el respeto de los hijos por sus padres, se gana o se exige? Algunos padres cometen el error de exigirlo, otros trabajan por ganarlo. Ciertamente, los hijos deben obedecer, respetar y honrar a sus padres, pero en realidad hay que hacer méritos para obtener dichos resultados. Proverbios 17:6 dice que: “Corona de los viejos son los nietos, y la honra de los hijos, sus padres”. Este versículo nos habla de tres generaciones: Abuelos, hijos y nietos. Creo que no hay nada más valioso que vivir una larga vida, llegar a viejos y estar rodeados del amor de la familia. Disfrutar de la compañía, la admiración y el respeto de los nietos, es para los abuelos como una corona o el mejor de los premios. Para llegar a esa etapa, debieron haber pasado primero por el período de criar a sus hijos y encaminarlos a una vida recta. En ese sentido, los padres se constituyen en la honra de sus hijos. Es decir, que para éstos, es un honor tener padres dedicados y sensatos. Ahora, que ellos mismos son también padres de familia, admiran aún más a sus propios padres, los han visto llegar a la ancianidad y les han concedido el privilegio de ser abuelos felices.

Si ese es su deseo como padres de familia, les doy un consejo práctico: El amor, el respeto y el aprecio, se ganan o se pierden en el círculo familiar. Sus hijos se constituirán en su corona o en su vergüenza, depende de cómo los hayan criado y lo que ustedes hayan sembrado en sus corazones. Si no dedican tiempo para escuchar a sus hijos, demostrarles su amor y compartir con ellos; no podrán ganarse su aprecio y admiración. Si en lugar de comprensión, les desprecian, posiblemente ustedes lleguen a ser ancianos solitarios que no reciben las visitas, el apoyo económico, ni la atención de sus hijos. Por eso valoren y cuiden ese tesoro valioso que Dios les ha dado: Sus hijos, para que ellos transmitan esa bendición a la próxima generación.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.