Hijos, escuchen las enseñanzas de sus padres

Proverbios antiguos para familias modernas

Me dirijo a usted que vive con sus padres: ¿Escucha con atención los consejos, recomendaciones o instrucciones que frecuentemente le brindan sus padres o cree que los viejos tienen una filosofía de vida anticuada y que simplemente hay que seguirles la corriente? Al iniciar esta serie titulada “Proverbios antiguos para familias modernas”, veamos lo que la Biblia nos dice en Proverbios 1:8: Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre. Como notamos, todo padre y toda madre de familia desean tener un hijo o hijos que escuchen y apliquen sus consejos. El proverbista Salomón les recomienda a los hijos que escuchen la instrucción de su padre y sigan la dirección u orientación que da una madre. Lamentablemente muchos hijos adolescentes y jóvenes no valoran ni aprecian el sacrificio ni el buen deseo de sus padres por y para ellos. Cuando vienen a reaccionar, es demasiado tarde en algunos casos. Que no le suceda eso a usted apreciado joven o señorita. Ame a sus padres, valore el esfuerzo, el consejo, la experiencia de ellos y aplique a su vida dichos consejos. Recuerde que su mamá no es su enemiga, su papá quiere lo mejor para usted.
 
Por eso, le doy un consejo práctico: Cada vez que sus padres quieran hablarle, no se desespere, sea paciente, escúcheles, no discuta con ellos. Por su puesto, ellos no siempre estarán en lo correcto, pero el deber suyo es respetarles y oírles. Puede plantearles sus puntos de vista con mucho tacto y sin ofenderlos. Los padres de familia, sabemos que no es fácil tener los hijos que deseamos, pero también sabemos que en buena medida eso depende mucho de nosotros. Por supuesto, depende también de la obediencia de los hijos y de cómo ellos aplican la sabiduría que les transmiten sus padres.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.