Casa-dos

Matrimonio

La palabra casados en el idioma español es por demás interesante. Es una palabra compuesta que significa una casa para dos. No es casa-tres, ni casa-cuatro, sino casados, una casa para dos y para los hijos que procreen juntos. Por eso a usted que se encuentra casado o casada le preguntó: ¿Vive usted en casa de sus padres o de sus suegros? ¿Vive alguien más que no sea parte de su familia nuclear, es decir alguien fuera de su cónyuge o sus hijos con ustedes?... “El casado casa quiere” dice un conocido refrán, haciendo referencia a que la pareja debe vivir independientemente del resto de la familia una vez casados. Otro proverbio reza: “Cada uno en su casa y Dios en la de todos”, lo cual nos habla de la conveniencia de que las familias vivan separadas para evitar desacuerdos.

La Biblia afirma que así debe ser. Es por esa razón que desde un inicio se decretó en Génesis 2:24 “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. Por supuesto, dejar a los padres no significa abandonarlos o faltarles el respeto. Al contrario, la Biblia nos demanda honrar a padre y madre. Pero cuando una persona se casa, ya no vive bajo el mandamiento de obedecer a los padres, porque ahora se ha formado una nueva familia, cuya cabeza es el esposo. Lo único que implica esta frase es que una vez casados, no se debe vivir dependiendo de los padres, ni física, ni económica, ni emocionalmente.

Le doy un consejo práctico: Si usted es recién casado o recién casada, es preferible que como nueva pareja vivan en un humilde apartamento, que vivir en casa de los papás de uno de ustedes. Por muy bondadosos y comprensibles que sean los padres, es muy difícil que no se inmiscuyan en los asuntos matrimoniales del hijo(a) y es imposible que convivan dos familias con dos cabezas bajo el mismo techo, sin tener conflictos y diferencias.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.