Ellos son más visuales

Ellas y ellos, contrarios pero complementarios

¿Alguna vez ha visto a un hombre voltearse para admirar la belleza de una mujer que pasa frente a él? No creo que eso suceda de vez en cuando, sino de vez en diario, debido a que el hombre es más visual que la mujer. La Biblia narra en Génesis 2:22,23: “Y de la costilla que Jehová tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada”. Notemos que luego de que Dios anestesió a Adán o provocó un sueño profundo sobre él, para que no sintiera dolor alguno al extraer una de sus costillas y cerrar de nuevo la carne; crea a Eva. Posteriormente, cuando Adán despierta o vuelve en sí, se da cuenta de lo ocurrido y exclama en cuanto la ve: “Esta mujer me pertenece, es hueso de mis huesos y carne de mi carne”, a esto se le conoce como el poema de Adán. La nombra Varona porque ella tenía su origen en él. Sin lugar a dudas, Eva fue la mujer más hermosa que ha existido y a Adán el amor le entró por los ojos. Está comprobado científicamente que los hombres y las mujeres se enamoran de diferentes maneras. Ellos son atraídos por lo que ven, ellas por lo que escuchan. Sin embargo, enamorarse es amar las diferencias entre uno y otro, ya que aunque somos contrarios o distintos, somos también complementarios. A un hombre se le puede convencer por lo que ve, ya que su recuerdo queda grabado de dicha manera. Sin embargo, no es que el hombre sea observador como lo es la mujer, sino que el varón es atraído por la primera impresión.

Siendo que los hombres son más visuales y que ellos son estimulados principalmente por lo que ven, le doy un consejo práctico a usted apreciada dama casada: Muéstrele un poquito a su esposo, no se ponga esas batas que llegan hasta los tobillos, porque con los hombres nada funciona mejor que la estimulación visual. Arréglese para él, sea coqueta con él. Haga que usted le guste, porque él es visual.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.