Dejar limpio y ordenado lo que se ensució o usó

Cómo tener buena convivencia familiar

¿Conoce usted personas que tienen el mal hábito de dejar sucio el lugar o las cosas que usaron en una casa? Por ejemplo: Usan trastos para comer y los dejan sobre la mesa sin recogerlos o los llevan al lavadero, pero no los lavan sino hasta 3 o 4 horas después. Utilizan un escritorio o mesa para trabajar y dejan papeles por acá y por allá. Usan un automóvil y lo dejan con vasos desechables de un restaurante de comida rápida en el piso, así como otro tipo de basura. Su cuarto lo mantienen sucio y desordenado. Por lo que el ambiente físico en el hogar se vuelve desagradable y el ambiente relacional o la buena convivencia familiar se ve afectada. En Mateo 23:26 Jesús dijo: “¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio”. El Señor describió los aspectos externos de los religiosos que se preocupaban por lucir bien por fuera, pero que se descuidaban internamente. De allí, que usó la figura de limpiar el plato y el vaso no solo por fuera, sino también por dentro. Es decir, de nada nos sirve andar bien bañaditos y bien peinaditos, pero por dentro llenos de pecaditos. En una palabra, tanto la limpieza externa como la interna son importantes. Lo mismo debe ocurrir con las personas: Salimos de casa bien arreglados, pero dejamos la casa desarreglada. Eso no es correcto. Nada más agradable que vivir en una casa limpia y arreglada, en donde también se vive en un ambiente familiar agradable.

De manera que, si usa algo en casa, déjelo limpio y ordenado. Deje las cosas en su respectivo lugar. Vivir en un ambiente sucio y desorganizado nos provoca estrés, vivir en un ambiente limpio y organizado nos provoca motivación. Cuando recién entra a la habitación de un hotel, se siente bien, porque todo está ordenado y limpio. Procure entonces que su casa sea así y de ese modo su familia disfrutará de una excelente convivencia, ya que después de Dios, la familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.