Jugar en familia

Cómo tener buena convivencia familiar

¿Por qué razón es bueno, saludable o recomendable que los padres jueguen con los hijos? Porque por medio de los juegos no solo se logra la buena convivencia familiar, sino que esta práctica hace que los hijos se sientan más felices, más realizados y tengan mayor éxito en sus estudios. De ese modo, los padres pueden jugar con sus hijos a los carritos con los varoncitos, a las muñecas con las nenas, al escondite cuando son pequeños. Pueden jugar futbol, basquetbol o el deporte que les guste con sus adolescentes y con los jóvenes pueden jugar juegos de mesa, entre otros. Lamentablemente muchos padres de familia consideran que jugar con los hijos es muestra de inmadurez o es una pérdida de tiempo. Ambos criterios están totalmente errados. Jugar con los hijos impulsa su creatividad, les brinda seguridad y provoca su felicidad. De allí que los padres que lo practican son sabios. Proverbios 16:23 dice: “El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios”. Un padre sabio usa su boca o sus palabras con sensatez, una madre sabia es aquella cuyas palabras tienen gracia. Los padres sabios hablan con sabiduría y actúan con sabiduría.

Por lo tanto, saben que jugar con los hijos es de suma importancia. Por lo tanto, les doy algunos consejos prácticos a los padres: Traten de pasar más tiempo y tiempo de calidad con sus hijos, traten de comprenderles, bríndenles amor y aceptación, nunca les rechacen. Gánense la confianza de ellos gradualmente, manifiéstenles respeto y tolerancia, jueguen con sus chicos, jueguen con sus adolescentes e incluso, jueguen con sus jóvenes. Tengan una relación cordial y agradable para disfrutar de una buena convivencia familiar.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.