La rutina familiar

Derrotando a los enemigos de nuestra familia

¿Cree usted que la rutina en la vida familiar es buena o es mala? Primero definamos la palabra rutina. Hay que aclarar que rutina no es una palabra compuesta por el nombre de dos mujeres: Rut y Tina. Más bien, es una costumbre, un hábito que se hace parte de la vida diaria, al repetir una misma tarea o actividad cotidianamente. La rutina puede ser positiva, ya que nos ayuda a organizarnos. Por ejemplo: Tenemos la rutina de levantarnos a determinada hora. La madre tiene la rutina de preparar el desayuno todos los días, de preparar la lonchera para los hijos, de llevarlos a la cama todas las noches cuando son pequeños, etc. El padre tiene la rutina de bañarse cada día a la misma hora, de salir todos los días a la misma hora al trabajo y por la misma ruta, de llevar a los hijos a la escuela o al colegio, de volver del trabajo en determinado horario, etc. Inevitablemente, la vida diaria está compuesta por rutinas. Sin embargo, cuando permitimos que la rutina se torne en algo pesado que provoca desánimo y desinterés en las relaciones familiares, ésta se torna en un enemigo de la familia. Cuando consideramos que entramos en una vida monótona, las relaciones familiares se deterioran. De allí que Proverbios 17:22 afirma: “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos”. Se nota cuando una persona está alegre, su rostro lo demuestra. La sonrisa delata a quien tiene un corazón que rebosa de felicidad. De la misma manera, es notorio cuando alguien está triste o desanimado. El ceño fruncido de los miembros de la familia que se quejan de la monotonía y la vida rutinaria, los señala. De hecho, un estudio reveló que se necesitan 43 músculos para fruncir el ceño y solamente 15 para sonreír. ¿Será esta la razón por la que les va tan bien hoy en día a los cirujanos plásticos? Si no quiere que la rutina destruya su familia, sea creativo, sea ingeniosa. Procuren integrar algo nuevo en su día a día. Salgan a comer afuera ocasionalmente, salgan a lugares recreativos, practiquen algún deporte, juegos de mesa, cambien los muebles de lugar, innoven, denle vida al hogar, ya que después de Dios, la familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.