Es grato estar en casa

La iglesia como familia espiritual

¿Le gusta a usted estar en casa? ¿Es usted hogareño u hogareña? ¿Anhela llegar a la comodidad del hogar luego de un día de trabajo o después de varios días de viaje desea volver a casa? Es una realidad sin embargo, que algunas personas opinan: qué aburrido es estar en casa sin nada que hacer. No obstante, otros disfrutan de la comodidad de estar en chancletas o sin zapatos y con ropa cómoda, acostarse sobre el sillón de la sala y mirar televisión, sentarse en una cómoda silla y leer un buen libro o entretenerse con el ipad, saborear en la mesa del hogar una grata comida casera. ¡Nada como estar en casa! suspiramos muchos. Muchas veces, ni en el mejor de los hoteles, se disfruta de la comodidad del hogar. Por supuesto, para ello se debe mantener la casa limpia y ordenada. Es grato estar en casa y más grato es estar en la casa de Dios o el templo donde congregamos. De allí que en Salmos 122:1 David dice. “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos”. De nuevo, algunos dirán: Qué aburrido es ir a la iglesia. Sin embargo, aquellos que están enamorados de Dios, dicen como el salmista: Yo me alegro, me gozo, disfruto el tiempo en la casa del Señor. Una de las razones de esa alegría, la da en Salmos 5:7 donde explica: “Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa; Adoraré hacia tu santo templo en tu temor”. Por la abundancia de la misericordia de Dios derramada sobre su vida, lo adoraba en Su casa. Danilo Montero expresa en uno de sus cantos: “Me gusta estar en tu casa, celebrando con tu pueblo, me gusta darte honor, con mis manos y mi voz”. La pregunta es: ¿Y a usted, también le gusta estar en la casa del Señor?

Le doy un consejo práctico: Disfrute el tiempo en el templo o en su iglesia local, no llegue por costumbre, sino para adorar a Dios y deleitarse en Su presencia. Disfrute también el tiempo con su familia, alégrese cuando se queda en la comodidad de su casa, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.