Ellos tienen una constitución física más robusta

Ellas y ellos, contrarios pero complementarios

¿En algún momento de su vida, usted ha llegado a decir: "Mi cónyuge es tan diferente a mí"? Muchas parejas no se entienden, porque desconocen las diferencias con las que fuimos diseñados tanto los hombres como las mujeres. Sin embargo, aunque somos contrarios, somos complementarios. Yo pienso que “el matrimonio es una unión de dos personas contrarias o distintas, pero complementarias”. Eso lo sabemos no solo por la experiencia propia, sino porque la Biblia así nos lo enseña, desde el mismo inicio de la humanidad. El relato de la creación del hombre, aparece en Génesis 2:7: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. Cuando Dios hizo a Adán tomó un poco de tierra mojada o lodo, construyó un muñeco de barro y posteriormente sopló sobre su nariz, dándole el hálito o aliento de vida. Aquel barro, se transformó en carne y huesos y así surgió el primer ser humano. El primer y evidente contraste entre un hombre y una mujer, se ve en su constitución física. La diferencia entre un hombre y una mujer inicia desde el cromosoma X para el hombre y el cromosoma Y para la mujer en el momento de su concepción. En relación con el esqueleto, el del hombre es más recto y vertical que el de la mujer. En cuanto a los músculos, el hombre es más robusto, la mujer más fina. Una diferencia notable está en la voz: el hombre es de voz grave, profunda y la mujer tiene un timbre de voz agudo. Otra diferencia más está en el vello, ya que el hombre es velludo en todo su cuerpo, mientras que la mujer es lampiña en gran parte de su cuerpo.

Siendo que en el sentido morfológico, el hombre es viril y la mujer es femenina, le doy un consejo práctico a usted apreciada mujer: A los hombres nos encanta que las mujeres sean femeninas. Sea usted femenina en su forma de vestirse, de maquillarse, de su higiene personal, su actitud y su comportamiento. Pero sea moderada, a los hombres les gustan que la mujer sea lo más natural posible.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.