El piso del amor

Construyendo un hogar estable

¿Cómo es el piso de su casa? ¿Es el mismo en toda la casa o varía de acuerdo al ambiente? El piso es la parte donde estamos parados, el lugar por el que caminamos. Una familia debe estar parada sobre el piso del amor. El piso es uno de los acabados en una casa que mayor detalle requiere. De acuerdo a los gustos o necesidades de los propietarios, se puede elegir pisos cerámicos, vinílicos, de madera, de alfombra, etc. Todos ellos tienen sus ventajas y sus desventajas. Es cuestión de elegir el piso adecuado, de acuerdo al uso que se le dará. Continuando con nuestra metáfora al construir un hogar estable, afirmamos que una familia debe colocar siempre el piso del amor. En 1 Corintios 13:1 el Apóstol Pablo presenta un caso hipotético: “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe”. En otras palabras, si alguien tuviera la habilidad de hablar muchos idiomas o lenguas humanas y además, tuviera la capacidad de hablar el lenguaje de los ángeles o lenguas angelicales; pero esta persona carece de amor, le faltaría lo más importante. En ese caso, su comunicación sonaría como un sonido repetitivo y monótono que nadie entendería, debido a que lo que dice no va de la mano con lo que hace. El amor en el que Pablo está pensando es más que un sentimiento, es acción, es una decisión, es entrega total. El amor está por encima de todo.

Si usted no desea que la comunicación en su familia suene como una campana desafinada, trate que su comunicación vaya saturada de amor. Nada de lo que usted haga o diga tendrá peso, respaldo o importancia en su vida conyugal, sin amor. Su discurso, sus argumentos, su buen léxico, no valen nada si falta este elemento clave. La comunicación en el amor cristiano debe estar salpicada de amor. De lo contrario, usted haría mucho ruido pero dejaría un vacío que solo se puede llenar con el amor auténtico.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.