Hijos y nietos que honran a sus abuelos

Retos y oportunidades de los abuelos

¿Es usted un hijo o nieto que tiene a su padre, su madre, su abuelo o su abuela desamparados? Cuando hablo de abuelos desamparados, estoy pensando en aquellas personas de la tercera edad que no gozan de una jubilación, no tienen el beneficio de ningún programa social, carecen de las fuerzas físicas y/o tienen problemas con su salud, no tienen ingresos. Por lo tanto, carecen de alguna vía para sostenerse económicamente. En ese caso, usted como hijo o como nieto, debe apoyarles. 1 Timoteo 5:3,4 indica: “Honra a las viudas que en verdad lo son. Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos, aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia familia, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios”. El Apóstol Pablo le pide a Timoteo que honre a las viudas. Es decir, como Pastor de la Iglesia de Éfeso, debía asegurarse que aquella congregación cuidara de sus viudas. Este es un llamado a las iglesias locales para cuidar y proveer a las viudas de la tercera edad que no tienen familiares que les apoyen. Por otro lado, Pablo demanda que si este tipo de viudas, tenían hijos o nietos, éstos debían hacerse cargo financieramente de ellas. Comprarles su medicina, proveerles comida, pagar su vivienda. En una palabra, honrarlas. Es interesante que la palabra “honra” viene de la raíz “honorario”. De manera, que si honramos a alguien, es porque le atribuimos un valor. La idea es que si nuestros padres o nuestros abuelos, se esmeraron en cuidarnos, protegernos y orientarnos por muchos años, ahora nosotros les debemos ofrecer un honorario o retribuirles lo que hicieron por nosotros.

Por eso, le doy un consejo práctico a usted que es hijo o nieto y tiene a sus padres o abuelos con vida, pero que no se pueden valer por sí mismos: No permita que a sus padres o abuelos les falte nada. Apóyeles económicamente hasta el día que mueran. Hónrelos y Dios le honrará. Es su responsabilidad atenderlos y suplir sus necesidades, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.