Conversaciones con los adolescentes

Relación padres - hijos adolescentes

¿Conversa usted con su hijo o hija adolescente o tienen muy poca comunicación? ¿De qué voy a hablar con él o ella? Preguntan los padres, pues piensan que no hay nada en común con sus jóvenes, que cada cual vive en un mundo distinto, que tienen diferentes intereses. Quizá sea así, sin embargo, los padres deben tomar la iniciativa y hablar con su hijo o hija adolescente, sobre las cosas que a él o a ella le interesan. Seguramente si usted les habla de política, de su trabajo, de sus planes, a su hijo o hija no le interesará. Pero si charla con su adolescente sobre el deporte que a él o ella le gusta, sobre sus pasatiempos, sus amigos, sus estudios, su sexualidad, su futuro inmediato, su salud, su música preferida y otros temas que le interesen, seguramente logrará una conexión. En ese sentido, Proverbios 15:23 afirma: “El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!”. Definitivamente, nuestros hijos se alegrarán al escucharnos hablar sobre temas de su interés, especialmente cuando nuestras palabras llegan a tiempo. Lo que realmente importa no es tanto lo que uno dice, sino cómo lo dice y cuándo lo dice. Podemos compartirles buenos consejos, pero si lo hacemos con gritos, no funcionará. Debemos hablar a tiempo o cuando nuestras palabras son oportunas, cuando producirán un efecto positivo, cuando edificarán la vida de nuestros hijos. De lo contrario, serán palabras a destiempo.

Si usted desea mejorar las conversaciones con su hijo o hija adolescente, preste atención a los siguientes consejos: Además, de hablar sobre temas que les atañen a los jóvenes, usted debe variar su lenguaje. Sin llegar al extremo de hablar caló o la jerga juvenil, puede usar algunas expresiones que ellos usan, conversar sobre las redes sociales, películas modernas, aplicaciones en el celular, etc. De ese modo, usted bajará un poco para colocarse al nivel de sus hijos. Si ellos siempre le escuchan hablar sobre temas de adultos, asuntos formales o serios, nunca le escucharán. Por supuesto, también es necesario hablar de asuntos serios, pero de forma atinada, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.