Cuando la infidelidad asoma

Señales de un matrimonio débil

¿Ha puesto usted sus ojos y su corazón en otra persona que no sea su cónyuge? Cuando la infidelidad asoma, es una señal de un matrimonio débil. La infidelidad no surge de la noche a la mañana, es un proceso. Poco a poco se va desgastando la relación matrimonial y se va poniendo el enfoque en otra persona, con quien primero se da una conexión emocional, que termina en una conexión física o adulterio. Pero antes de hablar de infidelidad, debemos definir el significado de la fidelidad. Podemos decir que fidelidad es el compromiso de lealtad tanto sentimental como sexual con la pareja. De manera que la fidelidad puede romperse sentimental o sexualmente. Algunos son infieles a su pareja sentimentalmente. Sueñan con alguien más, anhelan estar con otra persona en la intimidad, existe un vínculo emocional con aquella persona ajena que no es el cónyuge. El siguiente paso es la infidelidad física o sexual. Cuando se llega a ese punto, se está cayendo en la peor traición que se le puede hacer al cónyuge. Se está rompiendo el vínculo de ser “una sola carne” como se indica en Génesis 2:24. Del contacto emocional se pasa al contacto físico y sexual con otra persona. Ahora bien, ¿qué provoca la infidelidad? nos preguntamos. Son muchos factores. Un matrimonio en crisis, un matrimonio débil, un matrimonio enfermo, se encamina a la infidelidad. En un matrimonio fuerte, en un matrimonio sano, en un matrimonio maduro, en un matrimonio firme, no puede darse la infidelidad. En el momento en que se da, es porque la relación conyugal es débil.

La infidelidad nace del egoísmo. Cuando en una pareja se busca que el otro supla o satisfaga nuestras necesidades (económicas, sentimentales, etc.), en lugar de llenar las necesidades del otro, se asoma la infidelidad. El matrimonio es complemento, por lo tanto ambos cónyuges deben mantenerse en el círculo de dar y recibir, proveer y obtener. Cuando somos egoístas y consideramos que no se nos está llenado emocionalmente, nos desahogamos con alguien más, que nos escucha y que pretende llenar ese vacío, allí nace un romance. No cometa ese error, cuide su matrimonio.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.