Mi esposa quiere que la acompañe a todos lados

Principales quejas de los esposos

Mi esposa no me deja respirar, quiere que la acompañe a todos lados. ¿Le suena popular esta queja? Quizá no sea su caso, pero sí es el de muchos esposos. A ellos, las esposas les piden que hagan las compras juntos, que vayan a dejar juntos a sus hijos al colegio, que vayan al gimnasio a la misma hora, etc., etc., etc. Por supuesto, tanto el esposo como la esposa deben dedicarse tiempo suficiente, ya que un buen matrimonio no funciona con sobras de tiempo, pero también cada uno necesita su espacio y cumplir sus compromisos. En este caso, estamos hablando de una relación tóxica o de codependencia. Las personas codependientes son obsesionadas y no tanto enamoradas, cuyo mayor temor es ser abandonadas por su pareja, por lo que se aferran a ésta, cueste lo que cueste, ya que son inseguras de sí mismas. En 1 Corintios 13:4-7 el apóstol Pablo nos ofrece una larga lista de características del amor. Entre ellas, nos enseña que el amor cristiano no es egoísta. Eso lo afirma en 1 Corintios 13:5b, cuando dice que: “El amor… no busca lo suyo”. La Nueva Versión Internacional dice: “no busca su propia utilidad”. Es decir, aquella persona que ama a su cónyuge, no busca sus propios intereses porque no es egoísta. La persona egoísta solamente se ama a sí misma y acapara a su cónyuge para sí.

Si usted ama a su pareja, no ahogue a su esposo. No busque únicamente lo suyo o su propia felicidad, su propia satisfacción, su propio bienestar. Busque el bienestar de su pareja, pues el matrimonio es asunto de dos. Ustedes son una sola carne, un solo ser. El verdadero amor no busca lo suyo, no es egoísta o egocéntrico. El amor de Jesucristo no fue egoísta, nunca pensó en su propio beneficio, pensó en el nuestro. Por lo tanto, busque el bienestar de su cónyuge y encontrará su propio bienestar.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.