Mi esposa habla demasiado

Principales quejas de los esposos

Mi esposa habla más que un loro, habla hasta por los codos, ya me tiene desesperado. ¡Auxilio! ¿Alguna vez escuchó usted una queja como ésta de parte de un esposo alterado? Por supuesto, no todas las mujeres son iguales, pero generalmente ellas son más verbales o comunicativas y los hombres, más reservados. He allí, la pequeña gran diferencia. Las mujeres hablan tres veces más que los hombres. Esa fue una de las conclusiones a las que llegó la neuróloga norteamericana Louann Brizendine después de estudiar las diferencias cerebrales entre los distintos sexos. Ellas entonces son más verbales o comunicativas. Por supuesto, hay excepciones. En una conversación, la mujer hace más preguntas. Un ejemplo bíblico es el de la plática entre Jesús y la mujer samaritana, en la que ella le hace varias preguntas. Dos de las cuales, leemos en Juan 4:11,12 “La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?”. Anteriormente ya le había preguntado: ¿Cómo tú siendo judío, me pides a mí de beber, que soy una mujer samaritana? Es interesante observar que con esta pregunta, ella quiso poner barreras y con las otras dos, fue desafiante. Siendo que la mujer es mucho más emocional, vuelca en palabras todo lo que siente. Además, por lo general ellas hablan más rápido que los hombres. Uno puede observar a una niña jugando con sus muñecas y hablando sin parar y a un niño jugando con sus carritos y solamente imitando el zumbido del motor. Es decir, eso forma parte de nuestra naturaleza.

Así que le doy un consejo práctico a usted apreciado varón que quiere comunicarse mejor con su pareja: Reciba las palabras de ella como una muestra de amor e interés en su persona y su relación. Trate de usar más palabras para fortalecer la relación y aprenda a escuchar a su esposa con paciencia y atención.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.