Mi esposo no paga puntualmente las cuentas

Principales quejas de las esposas

¿Se queja usted de que su esposo no paga puntualmente los compromisos financieros de la familia? En toda relación hay responsabilidades y privilegios. En un matrimonio donde el esposo es el proveedor de las finanzas y la esposa es ama de casa, se espera que él cumpla con sus responsabilidades financieras y ella con sus tareas domésticas, aunque los roles pueden intercambiarse. Es decir, ella puede trabajar fuera de casa y él colaborar en los quehaceres domésticos junto a su esposa. Sin embargo, en el caso que se dé la primera situación, muchas esposas se quejan precisamente que sus maridos no pagan las cuentas a tiempo y los cobradores están al asecho. “Da cuenta de tu mayordomía” dice en Lucas 16:2 y es lo que también le dicen muchas esposas a sus esposos. El problema en muchos hogares es la mala administración financiera. Es decir, que muchas familias no se rigen por un presupuesto familiar, no se tiene una cultura de ahorro, gastan más de lo que ganan haciendo uso de préstamos personales o créditos bancarios, de ese modo incurren en las deudas, se llevan un estilo de vida irreal o de apariencia, se compran cosas innecesarias, etc. Al caer en ese estilo de vida, las parejas sufren de tensión emocional, preocupaciones, estrés y hasta depresión; lo que no les permite vivir felices ni gozar de paz en sus casas. Como resultado, surgen los constantes conflictos, violencia intrafamiliar, separaciones y divorcios. Eso no significa que en los hogares donde hay solvencia económica no se den este tipo de situaciones, ya que las familias pudientes se preocupan por tener más y por no perder lo que tienen.

Siendo que el matrimonio es una sociedad, el cónyuge es el socio financiero más importante. De manera que, juntos como pareja deben planificar la manera de obtener ingresos, realizar los gastos, solventar las deudas (si las hay), realizar donaciones, cultivar el hábito de ahorrar, tomar las decisiones financieras para invertir, definir las estrategias para alcanzar las metas económicas y mantener la comunicación abierta, así como un espíritu de confianza mutua.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.