Jacob y Raquel, el amor sabe esperar

Parejas de la Biblia

¿Cuánto tiempo esperó usted desde que conoció a su cónyuge, hasta que se casaron? Jacob fue un hombre que supo esperar por la mujer que amaba. Jacob, es el personaje que Dios eligió para ser el padre de la nación de Israel. Esa fue la razón por la que Dios le dio ese nombre. Casi la cuarta parte del libro de Génesis se dedica a la biografía de Jacob, padre del pueblo elegido. La Biblia nos enseña de una y otra manera que “todo lo que sembramos, cosechamos”. Jacob había sido un tramposo, un fraudulento, un engañador gran parte de su vida, haciendo honor al significado de su nombre: Suplantador. Sin embargo, llegó el momento en que comenzó a cosechar lo que había sembrado. Génesis 29 nos relata que su tío Labán se encargó de eso. Labán tenía dos hijas: Lea quien era la mayor y Raquel, la menor. Jacob se enamoró de su prima Raquel. La costumbre de aquella época era que el hombre diera una dote o un regalo importante al padre o la familia de su futura esposa. Esto se hacía para compensar a la familia por la pérdida de la muchacha. Hoy en día un novio no da ni las gracias a sus suegros por haber alimentado y dejado bien desarrolladita a su futura esposa. Como Jacob no tenía efectivo o cash que ofrecer, ofreció trabajar siete años para Labán. Pero había otra costumbre en esa tierra que Labán no le explicó a Jacob y que Jacob desconocía. La hija mayor tenía que casarse primero. Así que luego de siete largos años de trabajo, Labán le dio a Lea en lugar de Raquel, como estrategia para que Jacob se sometiera a otros siete años de duro trabajo, teniendo de esta manera a un empleado de gratis. Este tío salió peor que Jacob. El engañador terminó siendo engañado. El que se aprovechó de Esaú, había sido aprovechado por Labán. El que había sido injusto con Esaú, sufrió la injusticia de Labán. Finalmente, su Tío le concedió a Raquel, el amor de su vida.

Le doy un consejo práctico: Recuerde que el amor sabe esperar. Quien ama nunca pierde la esperanza. Si en el presente usted siembra amor, fe y esperanza, en el futuro cosechará una relación matrimonial y familiar sólida. Tómelo muy en cuenta, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.