El divorcio según la Escuela de Shammai

Panorama bíblico del divorcio

¿Es la infidelidad una razón justificable para la ruptura legal de una relación matrimonial? En la época de Jesús, existía una Escuela de pensamiento conservadora llamada la Escuela de Shamai, quien fue un erudito judío del siglo I, que enseñaba que la única razón válida para el divorcio era precisamente el adulterio o la infidelidad. Contraria a esta posición, estaba la Escuela de Hillel, que enseñaba que un varón judío podía divorciarse casi por cualquier causa de su esposa. Los fariseos queriendo saber si Jesús apoyaba una u otra postura, le preguntaron si era permitido divorciarse por cualquier motivo y la razón por la que Moisés autorizó el divorcio. En Mateo 19:8,9 leemos la respuesta de Jesús: “El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”. Lo primero que el Señor aclara es que nunca estuvo en los planes ni en la voluntad de Dios el divorcio, pero que a causa de la dureza de los corazones o debido a la naturaleza pecaminosa, Moisés reguló el divorcio en ciertas circunstancias, especialmente para protección de las mujeres. Según Mateo 19:9 la única razón por la que Jesús tolera el divorcio, es por causa de fornicación. Para entender el punto de vista de Jesús, debemos saber que la palabra griega “fornicación” que usa Jesús es porneia que significa “inmoralidad sexual”. De manera que Jesús, no apoya la Escuela de Hillel que era liberal, ni la de Shamai que limitaba el divorcio exclusivamente por causa de adulterio. Porneia implica cualquier tipo de inmoralidad sexual como el incesto, el homosexualismo, orgías, bestialismo o cualquier desvío o aberración sexual que rompe con el pacto de ser “una sola carne” con el cónyuge.

Tome en cuenta entonces que, Jesús desaprueba el divorcio, pero censura a la parte culpable de inmoralidad sexual y defiende a la parte inocente. Por lo tanto, guárdese de inmoralidad sexual, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.