El divorcio según la Escuela de Hillel

Panorama bíblico del divorcio

¿Puede un creyente divorciarse por alguna razón, no puede divorciarse por ninguna razón o puede divorciarse por cualquier razón? Este es un tema polémico y hay diversidad de criterios. En la época de Jesús había una Escuela de interpretación de la Escrituras, fundada por el rabino y maestro judío Hillel, que era liberal. Por lo tanto, la Escuela de Hillel enseñaba que el divorcio era permitido por prácticamente cualquier causa. De allí que Mateo 19:3 nos narra cómo aborda un grupo de fariseos a Jesús, pretendiendo ponerle entre la espada y la pared tocante a este tema: “Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?”. Note, que en primer lugar era el hombre quien podía divorciarse por cualquier causa de su mujer y no al contrario, debido a que la mujer prácticamente no tenía derechos. Todo parece indicar que en los días de Jesús, esta Escuela de pensamiento había alcanzado mucha popularidad y se daba gran cantidad de divorcios sin causa justificada. Algunas de las causas por las que se divorciaban eran tan insignificantes, como por ejemplo si a la mujer se le quemaba la comida o si conversaba con otro hombre en público. Hoy en día hay círculos cristianos en los que no ven con malos ojos, el divorcio por cualquier causa.

Recuerde que el matrimonio es una relación de permanencia. Es decir, que la pareja deben estar juntos mientras vivan los dos. Aun cuando las leyes de su país le indiquen que usted puede divorciarse por razones como una enfermedad grave del cónyuge o por esterilidad de la pareja, recuerde que la ley de Dios no avala dichas leyes terrenales. Aunque en ciertas circunstancias el divorcio es inevitable, jamás es lo deseable. Eso fue lo que enseñó Jesús. De allí es que lo mejor es que usted fortalezca su relación matrimonial y evite hablar o pensar en la alternativa del divorcio.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.