Los hijos: Flechas en manos de los padres

Salmos para la familia

¿Con qué podemos comparar a nuestros hijos? Según Salmos 127:4,5 se les puede comparar con flechas en manos de valientes. En ese pasaje, la Escritura dice: “Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; no será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta”. Note que a los hijos se les puede comparar como saetas o como flechas en manos de un valiente guerrero o en manos de una valiente guerrera, que son los padres. Es que ser padres es para valientes, no para cobardes. Se necesita invertir tiempo en la vida de los hijos para formarlos correctamente. De la misma manera que el arquero o quien lanza una flecha, toma su debido tiempo antes de realizar el lanzamiento, los padres se toman su tiempo antes de lanzar a los hijos a la independencia en sus vidas. El arquero coloca debidamente su cuerpo en la posición correcta, toma el arca en sus manos, empuña la flecha sujetándola con tres dedos, estira la cuerda, se concentra poniendo su mirada en el blanco, hasta que finalmente suelta la flecha que da en el objetivo.

Por lo tanto les doy un consejo práctico a ustedes que son padres de familia: Como padres y madres responsables, yo debemos prepararnos para la tarea de lanzar a nuestros hijos hacia un propósito específico. Tómese todo el tiempo necesario, bríndeles amor y aceptación, póngales límites, enséñeles responsabilidades, comparta con ellos, sea un padre o una madre involucrados en la vida de sus hijos. Un día ellos se irán, como la flecha se separa de quien la dispara. Un día ellos formarán su propio hogar y usted se sentirá realizado o realizada por haber cumplido correctamente con su papel de padre o madre. Ame a sus hijos, respételos, estímelos y prepárelos adecuadamente para que alcancen el propósito de Dios en sus vidas.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.