Los hijos: Herencia de Dios

Salmos para la familia

¿Cómo ve usted a sus hijos, qué piensa de ellos? Dios ve a sus hijos como algo especial, como una herencia que puso en sus manos. Eso es lo que afirma el Salmo 127:3 en su primera parte: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos…”. Muchas personas sin embargo, consideran que no es beneficioso traer hijos al mundo, porque la vida está muy cara y no se les puede garantizar un futuro próspero. Otros creen que los hijos causan muchos problemas y es mejor evitarlos. Algunos más, piensan que criar hijos buenos en un mundo malo, es un desafío demasiado grande. Si usted ha pensado de esa manera o piensa actualmente así, le invito a reconsiderar su posición, ya que los hijos son herencia de Dios. Como bien sabemos, una herencia es un bien traspasado a otra persona. En ese sentido, los hijos son bienes que Dios nos ha concedido temporalmente, cuando nace un hijo o hija Dios nos entrega un legado o patrimonio, un regalo o una bendición. En ese momento, Dios deposita en las manos de los padres una bendición y una responsabilidad. En una palabra, le pertenecen a Dios y los padres somos quienes guiamos a nuestros hijos, mientras viven con nosotros. Dios los creó y nosotros tenemos la responsabilidad de amarlos y orientarlos. De manera que los hijos no son un estorbo, son herencia, son bienes que debemos apreciar y cuidar. Los padres de familia somos buenos herederos, cuando ampliamos la herencia.

Por lo tanto, le doy un consejo práctico: Así como un buen heredero en lugar de derrochar la herencia, la trabaja, la multiplica y hace que crezca; trabaje en la vida de sus hijos, para que éstos crezcan integralmente: Físicamente, emocionalmente, espiritualmente, intelectualmente, económicamente. Sus hijos crecerán en cada aspecto de la vida, si usted les brinda amor y les fija límites, si los cría en el temor de Dios y les dedica tiempo. Sea un padre comprometido, sea una madre dedicada.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.