Consejería unos a otros

Consejería Neotestamentaria

¿Debe la consejería cristiana darse únicamente del Pastor o los líderes a los miembros? Si pensamos en la consejería formal y profesional, podríamos decir que sí. Pero sí pensamos en la consejería informal o casual, podemos afirmar que no. En ese sentido, la consejería cristiana es también un asunto de “los unos a los otros”. Hebreos 3:12,13 dice: “Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado”. La palabra “exhortaos” acá significa animar, amonestar, incitar o aconsejar a otro creyente a tomar alguna decisión importante o a actuar de cierta manera. El autor de Hebreos subraya específicamente, que nuestro propósito debe ser exhortar a los hermanos a alejarse del pecado, puesto que éste nos aparta de Dios. La Biblia ciertamente es el libro de “los unos a los otros”. De allí que el autor de Hebreos, motiva a los hermanos en la fe a apoyarse y aconsejarse los unos a los otros. Como creyentes, debemos entonces desarrollar esa “sensibilidad” para ofrecer nuestro apoyo moral y espiritual, a quienes lo necesitan. Finalmente, todos tenemos un mismo Dios, un mismo Salvador que es Jesucristo, un mismo Consolador que es el Espíritu Santo e incluso, un mismo enemigo. Es decir, todos estamos dentro del mismo barco. Tenemos las mismas luchas. Por lo tanto, debemos llorar con el que llora, gozarnos con el que se goza y aconsejar a quien necesite orientación.

Recuerde que como miembros del cuerpo de Cristo, debemos aconsejarnos unos a otros. Usted tiene la responsabilidad de animar a sus hermanos en la fe a ser fieles a Dios y a tomar las decisiones correctas en el presente, para disfrutar de un mejor futuro en su vida personal y familiar.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.