El hombre de bien

Proverbios de Salomón sobre el hombre

¿Cuántas maneras hay de hacer el bien? Por supuesto, hay muchas formas de hacer el bien. ¿Cuáles se le ocurren? Proveer un vaso con agua a un trabajador o a un deportista sediento, regalar ropa en buenas condiciones a una familia de escasos recursos, consolar al afligido, dar de comer al hambriento, aconsejar a quien tiene problemas y no encuentra una salida, visitar al enfermo o al privado de libertad, ayudar a cruzar la calle a una anciana, dar posada al visitante, enseñar al que necesita instrucción, confrontar a quien se ha equivocado, animar a quien está desanimado, enseñarle un oficio a quien necesita alimentar a su familia, etc., etc. y un largo etcétera. Es decir, hay muchísimas formas de hacer el bien, como hay muchas maneras de hacer el mal. No se necesita ser Bill Gates para ser un hombre de bien, simplemente se necesita un corazón generoso. Proverbios 14:14 dice: “De sus caminos será hastiado el necio de corazón; pero el hombre de bien estará contento del suyo”. Note que en este proverbio de Salomón sobre el hombre, nos habla de nuevo del necio. Se refiere a aquel hombre que anda en malos caminos. Sin embargo, el énfasis está en el hombre de bien, en aquel que vive contento y satisfecho, porque le ha encontrado el verdadero propósito a su vida: Ayudar a los demás. Por lo tanto, aprovecha cada oportunidad que se le presenta para hacer el bien o provoca las oportunidades.

Si usted quiere ser un hombre de bien, no olvide que es importante ayudar a los demás, comenzando con los de casa. De lo contrario, como dice el dicho, usted se convertiría en: Candil de la calle y oscuridad en su casa. Está bien que haga el bien al prójimo, pero antes haga el bien a su cónyuge, a sus hijos, a sus padres. Que le reconozcan más los méritos adentro de casa que afuera. Que le aplaudan más adentro que afuera. Que le agradezcan más adentro de casa que afuera.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.