El hombre de malos pensamientos

Proverbios de Salomón sobre el hombre

¿Ha tenido usted como hombre alguna vez, malos pensamientos? Sin lugar a dudas que sí, todos tenemos malos pensamientos, tanto si somos hombres o mujeres. Pero una cosa es tener un mal pensamiento ocasionalmente y otra diferente es vivir maquinando, tramando o planificando cosas malas todo el tiempo. En ese sentido, Proverbios 12:2 dice: “El bueno alcanzará favor de Jehová; mas él condenará al hombre de malos pensamientos”. Uno de los atributos de Dios es su justicia. Delante de Dios, la persona buena, la persona correcta, aquel hombre o aquella mujer que vivió con temor de Dios, alcanzará el favor y la misericordia de Él. Sin embargo, el malvado, aquel hombre de malos pensamientos o que planifica el mal contra su prójimo, será condenado. De modo que este versículo, motiva ala arrepentimiento, a un cambio de vida y de conducta. Dicho cambio debe iniciar cuando el hombre toma la iniciativa de caminar en pos de Dios, quien comienza un proceso de transformación en dicha persona. Es que Dios no cambia a quien no desea cambiar. Aquel hombre de malos pensamientos que persiste en hacer el mal, que planea cómo hacerle daño a los demás, cómo favorecerse deshonestamente a costa de otros, que maquina la manera de poder abusar de su prójimo, que trama sus actos delincuentes, tendrá que enfrentarse tarde o temprano cara a cara con su Creador, para rendir cuenta de sus hechos.

Por lo tanto, le doy un consejo práctico: No sea usted un hombre de malos pensamientos. No haga trampas. No perjudique a sus compañeros de estudio o de trabajo. No abuse de su esposa o de sus hijos. Ni física, ni emocionalmente. Use su mente para hacer el bien, sea creativo, sea productivo. La mente es nuestro principal campo de batalla. No permita que el enemigo le gane la batalla mental. Llene su mente de pensamientos positivos y de la Palabra de Dios. Sea correcto con las personas que se relaciona fuera de casa y especialmente con sus familiares.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.