El hombre sabio

Proverbios de Salomón sobre el hombre

¿Cómo se puede reconocer a un hombre sabio? Una y otra vez, encontraremos en el libro de Proverbios, el marcado contraste entre sabios y necios. En Proverbios 3:13-17 leemos: “Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. Largura de días está en su mano derecha; en su izquierda, riquezas y honra. Sus caminos son caminos deleitosos, y todas sus veredas paz”. El hombre sabio es aquel que obtiene la mejor ganancia. La sabiduría es más valiosa que la plata, que el oro fino y que las piedras preciosas. Su vida es satisfactoria, sus caminos deleitosos o agradables. Disfruta de honra y de una vida larga, porque transita por las veredas de la paz consigo mismo, con Dios y con los demás. Ahora bien, subrayemos que hay una enorme diferencia entre una persona sabia y una persona con conocimiento. Conocimiento es un cúmulo de información. Existe gran cantidad de profesionales con bastante conocimiento e información, pero con poca sabiduría, ya que no viven correctamente. Sabiduría es aplicar el conocimiento en nuestra vida diaria y en nuestras relaciones interpersonales. El hombre sabio es feliz o bienaventurado, porque aplica lo que sabe en sus relaciones laborales, en sus relaciones familiares.

Aunque tenga mucho conocimiento o muchos títulos académicos, no olvide que lo más importante es que traslade a su vida cotidiana dichos conocimientos para poder vivir tomado de la mano de la sabiduría. Sea sabio en el trato con sus compañeros de trabajo o de estudio, sea sabio en el trato con los miembros de su iglesia, sea sabio especialmente en el trato con los suyos en casa.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.