La mujer hermosa por fuera, pero fea por dentro

Proverbios de Salomón sobre la mujer

¿Qué es más importante, la belleza física o la belleza interna? Desde luego, ambas son importantes. Para la mayoría de mujeres, la belleza física es vital. De allí que se esmeran por lucir bien. Sin embargo, deben trabajar al mismo tiempo en su belleza interna, en mejorar su carácter, su vida espiritual. ¿Cómo se puede comparar a aquella mujer que es hermosa por fuera, pero fea por dentro? Salomón nos da un cuadro que a primera vista parece fuerte, en Proverbios 11:22 cuando afirma: “Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo, es la mujer hermosa y apartada de razón”. Note que el proverbista compara a un cerdo que tiene colocado un zarcillo o arete de oro en su hocico. Por su puesto, dicho puerco se está revolcando en el lodo o comiendo basura. La escena es muy representativa. Algo bonito y valioso como un arete de oro, colocado en el hocico mugriento de un cerdo. Algo totalmente fuera de lugar. De esa manera compara Salomón, a la mujer hermosa pero sin seso, es la idea original, torpe o apartada de razón. La mujer moderna invierte mucho dinero en la adquisición de productos que le ayudarán a resaltar su belleza, eso no está del todo mal. Sin embargo, debe también invertir tiempo en crecer espiritualmente, en mejorar su conducta, en alimentar su intelecto. De lo contrario, su belleza será superficial. Será como una puerca lavada que vuelve a revolcarse en el lodo, según dice 2 Pedro 2:22.

De manera que, le doy un consejo práctico apreciada dama y señorita: Luzca siempre hermosa, vístase bien. Si es casada, sea coqueta con su esposo. Si es soltera, vístase decorosa pero elegantemente. No obstante, recuerde que nada es más importante que la belleza interna. ¿De qué le serviría ser hermosa por fuera, pero fea por dentro? De muy poco. La belleza física sería como un pequeño y hermoso yate, en medio del amplio mar. Cultive la belleza espiritual y la hermosura de carácter para mejorar sus relaciones interpersonales y familiares.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.