La mujer extraña

Proverbios de Salomón sobre la mujer

¿Quién es el culpable cuando se cae en una relación de adulterio, el hombre o la mujer implicados? Obviamente, los dos. Sin embargo, al adulterio se le ha considerado generalmente como un pecado de los hombres. Siendo que esta serie la hemos titulado “Proverbios de Salomón sobre la mujer”, nos vamos a dirigir a ellas, ya que en Proverbios 5:3,4 advierte: “Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite; mas su fin es amargo como el ajenjo, agudo como espada de dos filos”. La mujer extraña en este pasaje no solamente es una referencia a las prostitutas de Israel, sino también a aquellas mujeres que incitaban a los hombres casados a cometer inmoralidades. Para ello usan palabras seductoras y dulces como la miel. Además, son palabras blandas como el aceite, que se deslizan suavemente y penetran en el corazón del hombre ajeno, sin hacer ruido alguno. Al principio nadie más se entera de aquella relación amorosa, es silenciosa y se esconde. Sin embargo, el final de un desliz de esa naturaleza es amargo como el ajenjo y deja una herida profunda como espada de dos filos. Las estadísticas actuales indican que el 40% de las mujeres casadas han sido, están siendo o serán infieles por lo menos una vez en sus vidas a sus esposos. De manera que las mujeres también participan activamente y muchas veces toman la iniciativa, en una relación de adulterio.

Por lo tanto, evite a toda costa una relación de adulterio. Como mujer, soltera o casada, usted no debe tener relaciones sexuales con un hombre casado. No debe coquetear con un hombre ajeno, no debe insinuarse, ni emocionarlo, aunque él le parezca irresistible. Recuerde que al final, la verdad siempre saldrá a relucir tarde o temprano. Tome en cuenta que dañará su vida y a una familia. Honre a Dios y a los suyos.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.