La mujer necia destruye su hogar

Proverbios de Salomón sobre la mujer

¿Cómo se puede destruir un hogar? Como sabemos es más fácil y rápido destruir que construir una casa por ejemplo. Para construir se necesita esfuerzo, inversión de dinero, de tiempo, paciencia, entusiasmo, amor, dedicación y otros elementos importantes. Para destruir, basta el descuido mismo, la indiferencia y la estupidez. Proverbios 14:1 dice que: “La mujer sabia edifica su casa, mas la necia con sus manos la derriba”. Eso significa que las relaciones interpersonales y la vida familiar, también se puede destruir producto del descuido y la indiferencia. Cuando una mujer no le da un buen mantenimiento a la relación conyugal, cuando no atiende apropiadamente a sus hijos, está destruyendo su hogar. Por supuesto, uno de los enfoques del Ministerio “La familia es prioridad”, es el reconocimiento y la dignificación de la mujer como madre y esposa. Sin embargo, al continuar hoy con nuestra serie "Proverbios de Salomón sobre la mujer”, tratamos el caso de la mujer necia. Es triste reconocerlo, pero la realidad es que lamentablemente muchas mujeres están destruyendo sus vidas y sus hogares con sus propias manos, como dice el proverbista bíblico. Esta figura nos indica que consciente o inconscientemente lo están haciendo. Cuando la mujer que no cumple con su papel de esposa abnegada, le quita una buena cantidad de ladrillos a su hogar. Cuando la mujer es violenta con sus hijos, está derribando las puertas. Cuando la mujer le es infiel al esposo, ha derribado totalmente las paredes.

Por esa razón, no sea una mujer necia, sea una mujer sabia. No haga a un lado la sabiduría que viene de lo alto, procúrela. Busque de Dios. Si usted no quiere tener hijos malcriados, que se rebelan contra Dios y contra usted. Si no quiere tener un esposo indiferente, construya su hogar, no lo destruya. Viva en armonía con Dios y con los suyos.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.