La mujer sabia construye su hogar

Proverbios de Salomón sobre la mujer

¿De qué manera se puede construir un hogar? Note bien, no estamos hablando de construir una casa, para eso se necesitan arquitectos, ingenieros y albañiles. Estamos pensando en construir un hogar. La casa son las paredes, los objetos y los muebles. El hogar es la vida familiar, el ambiente de la familia dentro de la casa. En ese sentido, Proverbios 14:1 dice en su primera parte: “La mujer sabia edifica su casa”. La mujer sabia no es aquella que tiene muchos títulos académicos necesariamente. No se está pensando aquí en conocimiento, sino en sabiduría. El conocimiento es bueno, pero la sabiduría es mejor. Muchas personas tienen conocimiento o son doctas en muchos temas, pero sabiduría es vivir como Dios quiere que vivamos. De manera que se puede tener conocimiento sin sabiduría y tener sabiduría sin mucho conocimiento. Ambas cosas son importantes, pero la mujer sabia es la mujer temerosa de Dios, la mujer que respira santidad, la mujer que aunque no es perfecta, es correcta. Una mujer debe procurar ser profesional y educada, ser hermosa o cuidarse físicamente, pero lo más importante es que sea sabia. Ese tipo de mujer es quien construye su hogar, quien tiene una buena relación son sus esposo y quien cría responsablemente a sus hijos. Esto lo logra no por sus propios méritos, sino porque depende de Dios.

Si usted quiere ser una mujer sabia, una buena esposa y una buena madre, sea una esposa sensata, ame a su esposo, trátelo bien. Sea una madre consagrada, entréguese por entero a la crianza de sus hijos. Sea una buena administradora de los recursos en su casa. Cuide su familia y cuide su casa, construya una familia estable. Mantenga una cercana relación vertical con Dios y mantenga una cercana relación horizontal con su esposo y sus hijos. Si usted es esposo de una mujer sabia, valórela y agradézcale a Dios, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.