Abraham, el padre que mandaba a su hijos

Padres de la Biblia, sus aciertos y desaciertos

¿Conoce usted hijos que mandan a sus padres? Aunque parece ilógico, ocurre muy a menudo, espero que no sea su propio caso. En los hogares que sucede este fenómeno, siempre se termina haciendo lo que los hijos quieren. Es que ellos ya encontraron una manera para manipular a sus padres y lograr sus objetivos, ante progenitores consentidores, inseguros o flojos. Aunque comienzan regañando o discutiendo con sus hijos, la última palabra, la tienen ellos. Por supuesto, no es correcto que se intercambien esos roles en la familia. Son los padres los que establecen las normas en el hogar, son los padres los que dirigen, los que modelan, los que toman la iniciativa y las mejores decisiones en bien de los suyos, los que conducen a su familia. Abraham fue el hombre que Dios escogió para ser el fundador y padre de Israel, así como de los ismaelitas y de algunas tribus árabes. Fue un hombre de fe, llamado “amigo de Dios”. Pero además, fue un padre que supo dirigir a sus hijos. En Génesis 2:18 Dios dice: “Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”. Note que Dios mismo indica que Abraham mandaba a sus hijos y a su casa. Es decir, a la familia extendida que incluía familiares, siervos y criadas. Allí no mandaban los hijos y menos los empleados, era Abraham quien tenía las riendas de su familia. Pero fíjese que los dirigía para que se mantuvieran en el camino de Dios. Abraham era un verdadero sacerdote de su hogar.

Como esposo y como padre de familia, usted debe ser la cabeza de su hogar. Sin embargo, no sea una cabeza dictactorial, sino una espiritual, ya que como cabeza del hogar debe someterse a la cabeza de la iglesia que es Cristo. Además, forme un equipo de trabajo con su esposa, permitiendo que ella le acompañe en el liderazgo de la familia pues son una sola carne. Haga suyo este principio bíblico.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.